Blog

Polinesia: un sueño hecho realidad

Siempre digo que los sueños están para cumplirlos. Y en esta ocasión me llegó a mi el turno de cumplir uno de mis sueños viajeros.

 

Estareis de acuerdo conmigo que para los que somos amantes de los viajes lejanos y, en especial de las playas paradisíacas, Polinesia es el top de nuestra wish list.

 

Se trata de un destino al que organizo muchos viajes (sobre todo Lunas de Miel) pero que hasta ahora no había tenido la oportunidad de conocerlo en persona. Y os aseguro que todo lo que me habian contado mis receptivos y mis viajeros y todo lo que yo imaginaba… se queda a años luz de lo que te encuentras una vez allí!

Sus idílicos alojamientos son el plan romántico perfecto para una Luna de Miel o viaje en pareja y los increíbles paisajes de postal y colores que vemos a través de las fotos no son ni la mitad de espectaculares que al contemplarlos en directo!!!

Tampoco se puede apreciar a través de una foto la calidez del perfume de tiare (su flor endémica) o de la vainilla que inunda sus islas…

 

Pero aún así a continuación voy a daros varios consejos y a intentar explicaros porqué este destino es tan especial y porqué merece la pena dedicarle un viaje en sí mismo combinando varias islas, ya que son muy diferentes entre sí.

Tomad asiento en primera fila y poneros cómodos porque ponemos rumbo a POLINESIA!!!!!

 

First stop MOOREA : Naturaleza en estado puro

Ia Orana! Al llegar al aeropuerto internacional de Papeete, aconsejo (siempre que el horario de llegada lo permita) coger un ferry que en tan solo 40 min os lleva a esta bellísima y, para mí, imprescindible isla.

 

 

Su singular relieve montañoso se alza majestuoso cubierto de una exuberante vegetación y dando cobijo a resorts perfectamente integrados en su naturaleza, sin dejar a un lado las comodidades por supuesto.

Este interior abrupto con picos coronados por nubes y una excelente gastronomía, son algunos de los puntos fuertes de esta hermosa isla situada en el corazón de la Polinesia.

 

 

Además de poder alojaros en una villa overwater sobre su preciosa laguna azul brillante, no os podeis perder el nadar entre peces tropicales e incluso entre tiburones y ballenas!. Pero también os recomiendo realizar actividades como alguna de sus rutas de senderismo, quad o 4×4 a través de la selva tropical en las laderas del monte Tohivea y disfrutar de las impresionantes vistas desde sus miradores o zambulliros en alguna de las tres cascadas de Faarumai rodeadas de helechos e hibíscus.

 

Second stop: RANGIROA

Después de regresar de nuevo a Papeete,  si os apetece visitar un lugar realmente especial y fuera de las rutas habituales… Rangiroa tiene que ser vuestro siguiente destino!

Localizada en las Tuamotu es una de las islas preferidas por los polinesios y está considerada como la mejor isla de Polinesia para bucear.

No quedan muchos paraísos vírgenes en el mundo con palmeras, aguas cristalinas y arrecifes de coral inundados de fauna marina como en este atolón que es el segundo más grande del mundo y una de las mecas mundiales del buceo.

 

 

Aquí tendreis la oportunidad de realizar fantásticas excursiones como la de Reef Island (en la que incluso podreis bañaros con una familia de cerditos), la de Sable Rose o incluso nadar con delfines en libertad… aunque para mi una excursión a la paradisíaca Blue Lagoon como la que yo hice en la que además de vivir una experiencia al más puro estilo Robinson Crusoe también podreis nadar con tiburones es un must imperdible!!!

 

 

Así que mi consejo es que, tanto si sois buceadores como si no, Rangiroa es una opción diferente y muy auténtica a tener en cuenta para complementar vuestro viaje a Polinesia!!!

 

Third stop: BORA BORA

Incluso cuando te despiertas, te parece estar soñando…

 

 

Es una de las islas más demandadas para viajes de Lunas de Miel a nivel mundial y razones no le faltan!!!

Cómo sé que teneis muchas dudas sobre este destino voy a contaros un par de datos básicos para que os ayuden a situaros:

 

 

Bora Bora cuenta con una isla principal (que es un antiguo volcán extinto) cuya capital es Vaitape. Está ubicada en el centro de una bellísima laguna de agua turquesa y rodeada por atolones de arrecife de coral llamados motus.

Aquí se encuentran algunos de los hoteles más exclusivos y lujosos de la Polinesia y alojarse en una de sus villas overwater (villas sobre el agua), muchas de ellas incluso tienen piscina privada, es un capricho pero a la vez un sueño hecho realidad.

 

luna miel polinesia

 

Con el monte Otemanu como telón de fondo, el coral de su laguna junto a los cambios de profundidad nos regala una inolvidable espectáculo natural con una gama cromática de azules que parece irreal!

 

 

Un safari de navegación por la laguna de Bora Bora es un actividad que os recomiendo 200% pues es la mejor forma que tendreis de apreciar estos cambios de azul tan característicos de esta isla además de vivir la divertida experiencia de nadar junto a tiburones de punta negra, lemon sharks , majestuosas mantas e incluso dar de comer a amigables rayas.

 

bora bora aguas turquesas

 

Mi consejo, sin duda, es que os alojeis en Bora Bora un mínimo 3 noches y al final de vuestro viaje ¡como broche a vuestra estancia en Polinesia!

 

Last stop: TAHITÍ

Esta es la isla más grande del archipiélago de la sociedad es dónde está el aeropuerto internacional y no se caracteriza por sus playas. De hecho resulta curioso que aquí la mayoría sean de arena negra pues son de origen volcánico…

 

 

Normalmente siempre teneis que pernoctar en Tahití como mínimo 1 noche por temas de conexión aérea (o bien a vuestra llegada o bien antes de emprender el viaje de regreso a casa) así que a continuación os doy algunas recomendaciones para aprovechar y conocer algo de la isla:


Acercaros a Teahupoo para ver la famosa ola del lugar, una de las más impresionantes del mundo y donde se realiza el Campeonato Mundial de Surf en mayo, visitar un Marae como el de Arahueatu (los Marae son espacios ceremoniales destinados a celebraciones sociales, religiosas y sacrificios. Son construcciones cuadradas elaboradas con rocas a varias alturas y se sitúan en entornos naturales espectaculares) o realizar una excursión al interior de la isla y subir al mirador Obelvedere, caminando o en coche, donde al llegar os espera un restaurante que ofrece unas vistas increíbles del valle.

Y si preferís tomároslo con más calma, entonces os propongo otra experiencia muy auténtica simplemente visitando Le Marché de Papeete y cenando con los locales en sus famosas roulottes frente al paseo marítimo.

 

Llegados a este punto, espero que mi experiencia personal en Polinesia os resulte útil y os animeis a incluir este destino en vuestra wish list bien como extensión después de visitar otro país (como por ejemplo con Japón, Australia, Nueva Zelanda, Argentina, Chile, Canadá, Costa este de los USA…) o bien como destino único.

 

 

Un abrazo,

 

Fotos originales de Bárbara Cortés

Compartir
1Comentario
  • Marielu Simarro
    30 octubre, 2019a las10:19 pm

    Que maravilla!!!! Ojalá algún día pueda ir!!!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.