Blog

Mi Viaje a la India

La India siempre me ha llamado mucho la atención.

Pero también he sabido siempre que no es un destino “fácil”.

Es un país que no deja a nadie indiferente.

¿Te planteas la India como un posible destino para tu Luna de Miel?

¿o quizás no se te había ocurrido?

¿ es un país que te atrae pero a la vez dudas si estará a la altura de tus expectactivas para un viaje de ese calibre?

 

Este pasado noviembre por fin cumplí mi sueño de viajar a la India. Y, nunca mejor dicho, porque mi viaje lo diseñé a la medida de mis sueños.

 

Hoy te quiero contar mi reciente viaje a este país y mis consejos sobre como disfrutar de una maravilloso e inolvidable viaje de Novios a la India.

Se trata de un país fascinante donde puedes vivir multitud de inolvidables experiencias sensoriales pero, al mismo tiempo, su diversidad y contrastes hacen que sea un destino muy complejo.

 

Viajar a la India requiere, inevitable y afortunadamente, activar tus cinco sentidos, salir de tu zona de confort y abrir tu mente para empaparte de su manera diferente de entender la vida.

Es esencial comprender que a veces no se puede comprender todo… pero si aceptar.

 

Pero además de ese enriquecimiento personal que te regala su visita, la India es un país con 36 sitios calificados por Unesco como Patrimonio de la Humanidad: palacios, fuertes, templos, ruinas espectaculares y conjuntos escultóricos de una belleza extrema.

 

Mi recomendación, y más después de haber vivido esta experiencia en primera persona, es revivir en tu viaje a este país esa India mítica de coloridos saris, omnipresentes elefantes, multitud de batallas y exquisitos hoteles-palacio de antiguos Maharajas que parecen sacados de “las mil y una noches”.

Y, por si te surge la duda, te diré que alojarse en elegantes hoteles no significa “no vivir la auténtica India”, la India es así: es un caos permanente pero a la vuelta de la esquina, es refinada elegancia de herencia británica, es pasión por el detalle y, sobre todo, es hospitalaria hasta límites insospechados.

En mi opinión, solo así se consigue saborearla y disfrutarla al máximo. Y no te arriesgas a que otros aspectos menos positivos de su vida cotidiana, como puede ser la falta de limpieza, su caos en la conducción, su latente machismo o su injusto sistema de castas, puedan llegar a arruinarte el viaje.

 

A continuación voy a contarte unas pinceladas de qué lugares seleccioné para que visitar durante la semana duró mi viaje (yo no podía disponer de más días pero, si tú puedes, te recomiendo por lo menos un par de días más) y que considero que conforman la ruta ideal para una Luna de Miel en India.

 

¿me acompañas?

DIA 1 – DELHI

Nuestro periplo hindú comenzó en Delhi. Una ciudad nada fácil pero que no hay que perderse. Entremezcladas con el absoluto caos de Old Delhi podemos encontrar auténticas joyas como el Fuerte Rojo de Delhi, la Mezquita del Viernes o Jama Masjid y la Tumba de Humayun. Imperdible es también un paseo en cycle rickshaw (también llamado pedicab) por las laberínticas callejuelas de Chandni Chowk hasta el Mercado de las Especias y vivir la experiencia de adentrarte en las cocinas del Bangla Sahib Gurudwara, el templo Sikh más importante de la ciudad, que sirve comida diariamente a más de 10.000 personas independientemente de su religión y casta.

Después visitamos la avenida principal de New Delhi, el World War I Memorial Arch y la Puerta de India para terminar cenando en uno de los magníficos restaurantes del hotel Imperial en Delhi. A pesar de que no es uno de mis hoteles favoritos en Delhi, tengo que reconocer que se trata de un clásico que no defrauda!









DIA 2 – DELHI – AGRA – TAJ MAHAL

Iniciamos nuestro camino por carretera hacia Agra, visitando en ruta el “Baby Taj”, el que se dice que fue boceto del Taj Mahal.

Tras unas 3h y media de trayecto (que realizamos cómodamente en nuestro vehiculo privado), llegamos a nuestro hotel, el Oberoi Amarvilas. Un lujo de hotel y no solo por la excelencia en su servicio… también porque se trata del único alojamiento situado dentro del recinto del Taj Mahal y en el que todas sus habitaciones nos regalan vistas a esta imponente maravilla. La idea era descansar un rato pero ¡os aseguro que era imposible cerrar los ojos ante tal belleza! Así que decidimos coger uno de los buggies del hotel que nos llevó directos a disfrutar de este espectáculo.

El Taj Mahal es uno de esos lugares que su visión te hace sentir inmensamente afortunado. Piel de gallina y pocas palabras pueden definir lo que sentí al contemplar el atardecer sobre este majestuoso e inigualable monumento.

En mi opinión ir acompañado por un guía en privado aquí es imprescindible, no solo para que nos cuente todos los detalles de su romántica historia… sino también para que pueda inmortalizar esos momentos mágicos con multitud de fotos de los dos juntos!

Tras su visita, regresamos a nuestro hotel donde nos esperaba una deliciosa cena digna de las Mil y una noches ¡el mejor broche posible para un dia tan romántico!




 


DIA 3 – AGRA – FATHERPUR SIKRI – JAIPUR

Al levantarnos, proseguimos hacia Jaipur, visitando en ruta Fatehpur Sikri. Conocida también como la “ciudad abandonada” porque fue la capital del imperio mogol solo durante unos pocos años, me impresionó su gran belleza y la tranquilidad que allí se respiraba. Muy curioso el recinto Real, donde el Emperador mogol Akbar construyó un palacio para cada una de sus tres mujeres: una hinduista, otra cristiana y otra musulmana.

Al llegar a Jaipur nos esperaba una de las grandes sorpresas de nuestro viaje: el hotel Sujan Rajmahal Palace, un antiguo Palacio de Maharajas reconvertido ahora en un hotel boutique de tan solo 14 habitaciones. Exclusividad y estilo elevados a la máxima potencia ¡¡¡recomendable 200%!!!

 




DIA 4 – JAIPUR – FUERTE AMBER – JAIPUR

A la mañana siguiente, ¡moría de emoción por visitar la famosa Ciudad Rosa!

La fascinante fachada de Hawa Mahal o Palacio de los Vientos (aunque es fotogenia pura porque asoma a una calle llena de tráfico) y el evocador City Palace son dos visitas que me enamoraron.

Ah! Y no os perdáis tampoco la visita al impresionante Fuerte Amber, a lomos de un elefante o a pie (a elección de cada uno). Este complejo palaciego, situado a tan solo 11km de Jaipur, ofrece una posición única y estratégica sobre una colina y es una construcción muy interesante donde se fusionan estilos hindúes y musulmanes.

Nuestra jornada finalizó volviendo de nuevo a nuestro hotel para degustar una exquisita cena en un escenario de película: el personal del hotel Sujan Rajmahal había dispuesto una mesa para dos en el precioso cenador junto a la piscina, y esta a su vez, estaba decorada por decenas de velas encendidas creando un ambiente realmente mágico.




 

 

Este es el tipo de experiencias que, sin duda, te recomiendo para

tu Luna de Miel en India.

¿Te la imaginabas así?

Y hasta aquí por hoy… to be continued en mi próximo post!

 

Espero que te haya gustado!

Un abrazo,

Compartir
Ningún comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.