Indonesia

Indonesia

Si buscas un viaje repleto de aventuras, emociones y contrastes, la Luna de Miel que disfrutaron esta atrevida pareja te enamorará!

Mario & Clara comenzaron su tour en la isla de Java, un must en cualquier viaje a Indonesia que se precie, volando hasta Jogyakarta. Esta población es conocida por sus antiguos palacios, templos, talleres de batik, orquestas de música gamelan, danzas de corte y espectáculos de títeres wayang pero, sobre todo, por su cercanía a los conjuntos arquitectónicos de Candi Prambanan, el más bello templo hinduista de Indonesia, y a Candi Borobudur. Este último es el mayor y más impresionante monumento budista de todos los tiempos situado a 40 kilómetros de Yogyakarta, en la confluencia de dos ríos, abrigado por montañas y una densa selva y dominado por la presencia del Merapi, el volcán más activo del planeta, cuya imponente silueta asoma en la distancia.
Tener el privilegio de contemplar el amanecer en la cima del Templo de Borobudur junto a una de sus estupas fue, sin duda, una de las experiencias top de su viaje y un imprescindible que siempre recomiendo incluir en este destino.

La siguiente escala de su viaje fue Pangkalan Bun desde donde empezaron su aventura en Borneo. Embarcaron a bordo de su klotok privado y navegaron rio arriba en el famoso rio Sekonyer. Esta embarcación típica fue su casa durante 2 inolvidables noches en la que pudieron deleitarse en primera persona del maravilloso espectáculo que ofrece la Selva de Borneo: viendo y oyendo monos narigudos, macacos de cola larga, lagartos, cocodrilos y una gran variedad de aves. Visitaron el centro de rehabilitación de Tanjung Harapan, Pondok Tangguy y el Campamento Lekey donde disfrutaron de encuentros cercanos con Orangutanes e incluso pudieron alimentarlos.

Terminada esta emocionante etapa, Mario & Clara se dirigieron hacia la mística Bali donde tuvieron a su disposición un chófer guia privado para recorrer la isla a su aire. Para mi, la mejor manera de conocer todo lo que este mágico destino nos ofrece.
Su clima suave, sus volcanes rodeados de nubes, su orografía que combina mar y montaña, sus junglas tropicales, el verde de sus arrozales dispuestos en bancales, sus tradiciones religiosas y ritos cotidianos, y especialmente, la hospitalidad de sus gentes, hace que Bali no deje indiferente a nadie. Se trata además de uno de los pocos lugares de Asia donde sus tradiciones ancestrales se conservan inalteradas a pesar del contacto con el turismo, impregnando lo cotidiano.

Y, como Mario & Clara son también amantes de la playa, no pude hacer otra cosa que reservarles unos días de relax en la idílica Gili Air. Sus playas casi vírgenes, sus aguas turquesas y cristalinas y la ausencia de tráfico rodado en la isla fue el perfecto contrapunto a su intenso y espectacular periplo indonesio.

Fecha

19 septiembre, 2016