Bangkok & Sydney & Nueva Zelanda & Islas Cook

Bangkok & Sydney & Nueva Zelanda & Islas Cook

Diego & Marta tenian muy claro desde el primer momento que su Luna de Miel tenia que ser intensa, como lo son ellos. Pero también me dijeron que no les apetecía tener que seguir un guión fijo.
Estas peticiones suponian para mi un reto pues, a priori, son un poco contradictorias… Tras ponerme a estudiar las mejores opciones y proponerles dos alternativas, voilà! ya teniamos el que fue, sin duda, EL VIAJE con mayúsculas de su vida!!.

Tras una primera parada en Bangkok, en la que se entremezclaron con su exótico bullicio, su animada vida nocturna y sus majestuosos templos, conocieron la bellísima y cosmopolita Sydney dónde, entre otras visitas, realizaron un romántico crucero al atardecer por su bahía y un inolvidable safari fotográfico de ballenas.

Después prosiguieron con el plato fuerte del viaje: Nueva Zelanda conduciendo su propio coche de alquiler!. Fue una estupenda manera de descubrir a su aire la isla del sur, un lugar de extraordinaria belleza paisajística, un país virgen que nos ofrece todas las maravillas naturales de la Tierra: magníficos paisajes costeros con kilómetros de playas, verdes praderas en vastas llanuras, bosques subtropicales, extensas colinas y lagos cristalinos; en contraste con la fuerza de sus glaciares, géiseres, y cráteres humeantes, cumbres nevadas y fiordos espectaculares.

Me consta que Diego & Marta aprovecharon para descargar adrenalina practicando algún que otro deporte de aventura (en Nueva Zelanda se originaron la mayoría de este tipo de deportes y sigue siendo el lugar idóneo para los que buscan emociones fuertes: rafting, kayak, Bungy (puenting), y salto en paracaídas. De hecho, la ciudad de Queenstown, en la Isla Sur, es la capital mundial del deporte extremo).

Y después de su periplo neozelandés… degustaron la guinda del pastel: cinco noches en una romántica villa con piscina privada en un hotel boutique de tan solo 9 habitaciones en las Islas Cook. Uno de los tesoros más exóticos del Océano Pacífico, donde descubrieron bellas playas de arena blanca, lagunas de coral y escarpadas montañas con densa vegetación.

¿Es o no un viaje para morir de amor?

Fecha

15 septiembre, 2016